Novelas gráficas que resignifican las historias románticas

Las novelas gráficas tienen un estilo muy particular, diferente de todos quizá. Al igual que sucede con el arte en general, el público es quien elige la obra según sus preferencias y sus emociones del momento. Claro está, que el amor no podía quedar fuera de este movimiento. Historias románticas con las cuales los lectores se identifican y abren su corazón.

Las narrativas y los dibujos de las novelas gráficas de amor vuelven a dar significado a este sentimiento mundial. Los autores logran una exaltación emocional que nos permiten repensar cómo nos comportamos ante una liberación de nuestros límites interiores.

Conocer las miradas de los personajes, sus posturas nos coloca en un lugar de testigo directo de la historia de la amor. Tomamos, según nuestras ideas y sentimientos, una perspectiva para entender y repensar el amor de pareja, fraternal, prohibido o como se nos presente. En definitiva, el sentimiento es uno, la diferencia está en cómo lo gestiona el personaje y nosotros.

 

Heartstopper, Dos chicos juntos

Alice Oseman revolucionó las redes con una novela gráfica de amor juvenil, pero que se ganó un lugar en las bibliotecas de muchos adultos. Una lectura sencilla en la que, muchas veces, las imágenes representan con profunda claridad los significados del silencio, de los prejuicios propios y ajenos.

Muchos recordamos de una manera especial, el primer amor de nuestras vidas. En Heartstopper, la historia refleja de manera contundente las dudas, los miedos y la intensidad con que se vive esa primera relación. Pero, en esta ocasión habrá otras variantes que irrumpen y se convierten en obstáculos reales que los protagonistas deberán superar. Las enfermedades sexuales, la discriminación, el acoso escolar y su propia fortaleza interior para decidir el futuro de la historia.

novelas gráficas de amor

 

Los sentimientos del Príncipe Carlos

Liv Strömquist nos hace llegar una de esas novelas gráficas de amor que revolucionan nuestros paradigmas. El amor se presenta muy diferente a la concepción clásica del romanticismo. Sin dudas, es una obra que nos hará pensar en las imposiciones socioculturales y en todo aquello de lo que necesitamos liberarnos para un vivir el amor como el protagonista.

Con la lectura de Los Sentimientos del Príncipe Carlos llega el momento de redefinir las relaciones de pareja. Mediante viñetas cargadas de humor, feminismo y expresa información, los cuerpos se vuelven amor y las consciencias libres.

 

Oh, Josefina

Jason se inmiscuye en la historia de amor de Napoleón y Josephine Baker en una de las mejores novelas gráficas de amor de los últimos tiempos. Una obra corta, precisa, innovadora que se aleja de las modas y sorprende a todo tipo de públicos.

Una vez más los sentimientos más escondidos se escapan por los imágenes como la melancolía fluye en los ojos vacíos de los personajes. El humor característico de Jason nos atrapa y volamos a historias tan mágicas como realistas, tan románticas como crueles.

 

Las historias de amor tienen millones de aristas, tantas como lectores haya. ¿Qué novela gráfica de amor recuerdas?

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies